16 agosto 2006

"Every time I think I'm out, they pull me back in"



Hay series que no sabes porqué, pero vas dejándolas de lado y posponiendo su visionado, que cuando por fin te animas con ella, ya lleva más de seis temporadas en antena.

Eso me ha pasado a mi con Los Soprano. No sabría decir el motivo, pero era una serie que me daba una pereza tremenda ver. Me pasó lo mismo con A 2 Metros Bajo Tierra, con la que tenía la idea preconcebida que no iba a gustarme y así fue. Lo siento por la legión de fans que tiene, pero me parece un plomazo increíble :-)

Sin embargo, Los Soprano es distinto. Acabo de terminar de ver la primera temporada y me lo he pasado como un enano con ella. Y es que la historia de esta peculiar familia, sus amigos y vecinos es absolutamente genial. James Gandolfini es el actor idoneo para interpretar a este "gestor de residuos". Su relación tormentosa/filial con su madre es de lo mejorcito que he visto en una serie de televisión. Además, está rodeado por unos secudarios de lujo: Desde su mujer, hasta la psiquiatra, pasando por su sobrino Christopher...

En breve me pondré con la segunda, eso si, antes le toca el turno a una nueva temporada de One Tree Hill.

2 Comments:

At 9:26 a. m., Anonymous Irene said...

Estoy totalmente de acuerdo contigo y me sumo al derrocamiento de "A dos metros bajo tierra". Yo vi una temporada y media completas y, tampoco es para vomitar, pero al final de aburrí.
Últimamente parece blasfemia decir que no te gusta según qué. :)

 
At 5:07 p. m., Blogger Ruth said...

A mí sí me gusta "A dos metros bajo tierra". Me parece un jaque a la idea de familia convencional, un reto a las apariencias.

Quizá el problema que tiene es que el círculo de personajes se agota pronto y resulta inverosímil que a tan poca gente le pasen tantas cosas.

Para paliar esto, los guiones son sólidos y las tramas no se dejan llevar por lo conveniente.

 

Publicar un comentario

<< Home